mugarri_decoracion_reforma_cocina_abierta_bizkaia 01

UNA COCINA ABIERTA AL SALÓN

Por todos es sabido que el llamado “CONCEPTO ABIERTO” está de moda. La causa de ello, probablemente y siempre bajo nuestro entender, la tienen los programas de televisión en los que hacen de este tipo de distribución su bandera. Aunque también os decimos que no han descubierto nada nuevo, aquí siempre lo hemos llamado “COCINA AMERICANA”, es decir, la cocina abierta al salón.
Pero como todo en esta vida, este diseño tiene sus defensores y sus detractores. Para los detractores los inconvenientes como que los olores que se crean al cocinar se cuelen en la zona de estar del salón, o que incluso se puedan repartir por toda la vivienda, es causa suficiente para rechazar de primeras esta opción. Sin embargo para sus defensores, ese problema no es tan relevante, ya que valoran mucho más la posibilidad de crear una interrelación entre la persona encargada de cocinar y el resto de la familia.

En los tiempos que corren nadie tiene tiempo libre, no nos sobra ni un minuto, llegamos a casa y cena, lavadora, plancha…. Las familias cada vez se comunican menos, por lo que si se opta por esta solución de espacio abierto entendemos que se mejoran las relaciones de familia, ya que se facilita el contacto, aunque solo sea al menos el visual.

Este fue el caso de nuestros clientes. Ellos querían crear un espacio en el que la familia pudiese disfrutar en común de sus pocas horas de coincidencia en casa.

Pues bien, aquí os mostramos el proceso y resultado de nuestro trabajo en el que podéis tomar ideas por si estáis pensando crear el “CONCEPTO ABIERTO” en vuestra vivienda. Aunque nuestro consejo es que mejor os dejéis asesorar por profesionales de la decoración ya que el resultado será el óptimo e idóneo para lo que estáis buscando.

Lo primero que desarrollamos fue el estudio de los espacios, es decir, la distribución. Decidimos unir las estancias que estaban destinadas a hall de entrada, cocina y salón, consiguiendo así un único y gran espacio. Para crearlo retiramos las puertas de acceso al salón y derribamos parte de la tabiquería divisoria.
En este caso los clientes no querían la conexión de este espacio abierto con el resto de la vivienda, por lo que colocamos una puerta de manera estratégica que conseguía la independencia que buscábamos.

ANTES
DURANTE
DESPUÉS

Como gama cromática, teniendo en cuenta que tanto el suelo y como las ventanas estaban en madera de elondo y no se iban a sustituir, elegimos usar el blanco como base general, combinado con un negro mate, un tono tórtola y, como no podía ser de otra manera, teníamos que darle el toque de color para lo cual elegimos el turquesa.

Al ponernos a pensar en cómo distribuir el mobiliario, nos dimos cuenta de las carencias que tenía la vivienda en calidad de almacenaje. Por esta razón tuvimos que pensar en cómo dar solución a este problema, para ello diseñamos un gran armario dividido en 4 zonas independientes (2 puertas para cada zona): zapatero, gabanero, productos de limpieza y despensa de comida. El armario nos lo fabricaron nuestros carpinteros y para ello utilizamos uno de los modelos de tableros en acabado imitación a un lino y cuya tonalidad en tórtola empasta perfectamente con el resto de la estancia. No queríamos que destacase, queríamos mimetizarlo con el resto y es por ello que sus líneas son totalmente rectas, sin añadiduras.

Aprovechando que iban a acometer la reforma de la zona de cocina y salón decidieron cambiar las puertas de paso de la casa. Les diseñamos unas puertas en exclusiva para ellos, en las que prolongábamos su estructura hasta el techo logrando así estilizarlas. Todas ellas lacadas en blanco y combinadas con una preciosa manilla de roseta cuadrada en cromo brillo. Así mismo el rodapié también ha sido sustituido y lacado en blanco, a juego con las puertas.

En la zona privada que da acceso a las habitaciones, decidimos empanelar una de las paredes usando el mismo diseño y acabado que habíamos diseñado para las puertas. Completando dicha decoración, con la colocación de dos bonitos apliques de luz indirecta que completan esta zona de paso.

Para las paredes, tanto en pasillo y distribuidor, como en cocina y salón, hemos optado por un coordinado de papeles pintados, haciendo un juego decorativo que aporta la característica principal a estas estancias. Como podéis apreciar en la foto, hemos roto la continuidad del papel negro con la utilización de un bonito papel con motivos vegetales y animales, que le da un toque superespecial.
Ésta es una buena solución para cuando os gusta un papel pero no os atrevéis a ponerlo debido a que su dibujo os pueda llegar a agobiar o cansar. De esta manera dais un toque a la estancia sin llegar a cansaros por su marcado dibujo.

La zona de cocina la distribuimos con la zona de lavado y cocción en uno de los laterales, mientras que en el otro ubicamos el horno-microondas, almacenaje y un práctico mostrador de desayunos. El mobiliario elegido es blanco acabado brillo con uñero, evitando así la colocación de tiradores y ganando en limpieza visual. Combinado con una bonita encimera en blanco, que continúa en el frente para evitar juntas y en consecuencia evitar la dificultad a la hora de limpiar. Ya sabéis que la practicidad a la hora de limpiar es una premisa primordial en Mugarri. Por la misma razón, optamos por subir el mobiliario hasta el techo para así evitar los dichosos espacios encima de los armarios de cocina que tanta suciedad recogen.

Para el suelo nada mejor que un buen porcelánico de grandes dimensiones. De esta manera ahorramos en juntas y por lo tanto en problemas a la hora de limpiar.

En la zona del comedor ubicamos el armario antes mencionado, acompañado por una zona de mesa y sillería, a juego con los taburetes de la zona de desayunos. Dicha sillería es de madera de haya tintada a juego con las tonalidades del espacio. La lámpara sobre la mesa tiene de bueno que, gracias a que sus tulipas son de cristal, su limpieza es más cómoda que si fueran de tela.
El salón lo forma un gran sofá, fabricado con un textil jaspeado, con lo que conseguimos que su mantenimiento sea más sencillo. Un mueble de líneas rectas combinando los colores elegidos para la gama cromática, acompaña al sofá.

La alfombra, con un bonito acabado efecto seda, en color turquesa, junto con los cojines y el textil del ventanal marcan la nota de color.

Para realizar esta reforma parcial nuestros clientes salieron de su casa, pero gracias a nuestra forma de trabajar conseguimos entregar la vivienda 1 semana antes de lo previsto.
Nuestros clientes encantados de poder disfrutar de ella y nosotras contentas y felices una vez más con nuestro trabajo.
Te recomendamos que si estás pensando en una solución así para tu cocina-salón busques un buen asesoramiento. ¡Pide presupuesto a un estudio de decoración para saber cuánto te cuesta el proyecto, seguro que te sorprendes! ¡Pierde el miedo!

PERSIGUE TUS SUEÑOS CON MUGARRI ¡ESCRÍBENOS!

Cerrar menú