mugarri_decoracion_habitacion_infantil_madera_bizkaia 01

UNA NUEVA ILUSIÓN EN COLOR TURQUESA

Es curioso lo que os voy a contar, pero es una conclusión a la que he llegado después de mis años trabajando como decoradora. No sé cuál es la razón pero os puedo asegurar que me ha pasado tantas veces que se ha hecho norma. Me estoy refiriendo a cuando unos clientes se quedan embarazados y, no sé porque extraña razón, deciden esperar a última hora para decorar la habitación de su futuro bebé.

Este es el caso del proyecto que nos ocupa, cuando nuestros clientes vinieron a Mugarri la tripa de ella era tan obvia que nos miramos entre nosotras y pensamos: “a por ello chicas, no hay tiempo que perder”. Estábamos ante un proyecto en el que debíamos trabajar rápido y algo superimportante: “Que todo saliese bien a la primera”, no había tiempo para las sorpresas. Nos pusimos manos a la obra y como era de esperar todo salió genial.

Dentro del diseño de la habitación, aparte de diseñar la habitación con zona de dormir, estudio y ropero, debíamos de buscar la posibilidad de crear un buen espacio para guardar parte de la ropa del resto de la familia y sus zapatos. La verdad que dicha premisa, y teniendo en cuenta que la habitación no era excesivamente grande, el reto que se nos planteaba era importante. Para solucionarlo, optamos por crear un armario a medida realizado por nuestros carpinteros para poder aprovechar al máximo el espacio y la capacidad de almacenaje. El interior de este armario está fabricado a medida de las necesidades que nos plantearon nuestros clientes, con zonas de baldas, barras y cajoneras. Si a todo esto añadimos que en medio de la habitación teníamos una viga que debíamos de salvar, el resultado no podía haber sido mejor.

La zona de dormir está compuesta por una bonita combinación de módulos cajoneros que forman la base del colchón para la cama superior, añadiendo en su zona inferior otro módulo-cama y otra cajonera. Con la colocación de estos cubos-cajones conseguimos ganar almacenaje y no se desaprovecha ni un milímetro.

Otra de las cosas que queríamos conseguir era más medida en la encimera de estudio. Para ello cambiamos el diseño original del fabricante desplazando la cama inferior hacia la izquierda para poder apoyar en su parte superior la encimera; esta era una solución idónea para conseguir ampliar la encimera.

Dadas la dimensiones del dormitorio y que encima nos veíamos obligadas a empequeñecerlo más para poder meter un buen armario a medida, optamos por colocar un papel pintado en blanco como color principal acompañado de unas sutiles rayas en color gris.
La gama cromática del mobiliario de la habitación la basamos en tres colores: el color blanco predominante en dicho mobiliario, algunos toques en madera natural (como los cajones de la cama o las baldas) y el color nácar (aplicado en algunos de los tiradores). Con esta gama hemos conseguido aportar un toque de calidez y luminosidad a la estancia.

El cabecero de la cama al igual que el lateral está forrado con un textil acolchado en color gris antracita. Todo el conjunto lo rematamos en la zona del cabecero con un mueble que hiciese de “mesita de noche” con una puerta para así poder colocar una lámpara de mesa y algún objeto de decoración, tales como, juguetes, peluches… acordes a la edad del pequeño de la familia.

Siguiendo con la idea de aprovechar al máximo el espacio, en un pequeño desnivel que existía en la habitación, diseñamos a medida una librería que nos construyeron también nuestros carpinteros. Dicha librería se compone de puertas, cajones y baldas adaptadas al máximo al hueco que teníamos. Esta librería, al igual que el armario grande, está realizada en acabado laca blanca para seguir con la misma línea del mobiliario y el papel pintado del resto de la habitación. Los tiradores que hemos colocado en ambos muebles son del fabricante del resto del mobiliario, consiguiendo así empastar y armonizar todo el mobiliario de la habitación.

El resultado final es un dormitorio amplio y muy luminoso, aprovechando al máximo cada espacio disponible. Nuestros clientes no se podían ni creer el tamaño que había cogido la zona de almacenaje, sin tener que empequeñecer excesivamente la habitación.

Mugarri tip:

Como consejo os diré que si queréis tener un buen armario de almacenaje y no disponéis de demasiado espacio, diseñarlo y crearlo a medida. Es decir, adaptarlo al espacio. Es un error coger un armario que ya existe e intentar meterlo en el hueco, ya que siempre vais a perder medida de almacenaje.

EVOLUCIÓN DE LA OBRA

ANTES
DURANTE
DESPUÉS

PERSIGUE TUS SUEÑOS CON MUGARRI ¡ESCRÍBENOS!

Cerrar menú